PREPARACIÓN DEL LECHO DE LA HERIDA

Es necesario conocer los conceptos asociados con la preparación del lecho de la herida, ofreciendo grandes posibilidades para mejorar la calidad de vida de los pacientes cuyas heridas cicatrizan con dificultad, debido a que cada una presenta características y dificultades singulares, diferentes.

La preparación del lecho de la herida es un evento DINÁMICO que debe adaptarse a las necesidades de la herida y al proceso de cicatrización.

Actualmente existen pautas a seguir para ayudar a los médicos a desarrollar un enfoque global para eliminar los obstáculos y estimular el proceso de cicatrización con el fin de optimizar el manejo de las heridas crónicas.

Es un esquema dinámico que consta de cuatro etapas:

1. CONTROL DEL TEJIDO NO VIABLE

Se trata de una herida abierta, crónica y de lenta cicatrización, cubierta de tejido necrótico, que precisa desbridamiento.

2. CONTROL DE LA INFLAMACIÓN Y DE LA INFECCIÓN

Esta herida ha sido colonizada o infectada críticamente y la recuperación es lenta. Se necesitan agentes antimicrobianos y más desbridamiento

CONTROL DEL EXUDADO

Debido a la infección o la inflamación, la herida produce más exudado y ahora el enfoque se centra en el equilibrio de éste

3. ESTIMULACIÓN DE LOS BORDES EPITELIALES

Cuando se resuelve la colonización o infección crítica y se equilibra la humedad, el enfoque debe centrarse en el avance de los bordes epiteliales.