Oclusión de la Arteria Central de la Retina

 

oclusion-arterial

 

La oclusión de la arteria central de la retina provoca la inmediata ceguera del ojo afecto.

En esta situación el aporte de oxígeno a la retina se realiza a expensas de la escasa difusión del oxígeno procedente de los vasos coroideos.

Es fundamental mantener el máximo aporte de oxígeno mientras dura la oclusión de la arteria central de retina.

Es una urgencia que requiere el tratamiento de OHB antes de la 48 horas.

La obstrucción arterial periférica es una entidad clínica íntimamente relacionada con patologías de manejo frecuente tales como la HTA, DBT, dislipidemias, entre otras, que no identificada y tratada en forma temprana no solo puede llevar a una amputación con los consiguientes trastornos psíquicos, sociales y económicos para el paciente, sino que puede resultar fatal; de ahí la importancia de un diagnóstico precoz y una terapéutica acorde a cada caso.

Palabras Claves: arteriopatía periférica, obstrucción - oclusión arterial, isquemia, revascularización.

La obstrucción arterial periférica se caracteriza por la interrupción del flujo sanguíneo a un determinado territorio del organismo, como consecuencia de la oclusión súbita o crónica de la arteria que lo irriga, con la consiguiente hipoperfusión, hipoxemia, y necrosis, si no es restablecida la circulación.

Muchos factores fueron implicados en el desarrollo de las enfermedades vasculares, dentro de las más importantes se citan el tabaquismo, la DBT, HTA, dislipidemia, la edad y el sexo masculino, igualándose su incidencia en las mujeres después de la menopausia.
 

Numerosos hallazgos indican la naturaleza multifactorial de esta patología, pudiendo modificarse su curso con el control o la eliminación de algunos estos factores.

  • Factores de riesgo de primer orden
  • Tabaquismo
  • Dislipidemia
  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Edad mayor a 50 años
  • Sexo masculino
  • Obesidad (especialmente Síndrome X o hiperinsulinismo)
  • Estado postmenopáusico
  • Diálisis