Migraña

migraña

 

La OHB es una modalidad extremadamente útil en el manejo de la Migraña. Estudios han demostrado que el 90% de los pacientes con Migraña, experimentan virtualmente un alivio completo del dolor cuando se tratan intensamente con la OHB. Siendo el manejo de inicio en un promedio de 10 sesiones, éste tratamiento debe de ser de forma coadyuvante y cíclica.

La causa más aceptada de la migraña es una depresión cortical propagada de la cual se desprenden los siguientes efectos fisiológicos:

  • Reacción inflamatoria neurógena
  • Vasodilatación
  • Aumento de permeabilidad capilar
  • Irritación de las fibras sensitivas del nervio trigémino
  • Liberación de serotonina, neurotransmisor responsable del dolor

Todos los factores fisiológicos anteriores provocan cambios en el flujo sanguíneo y con ello una cefalea severa.

La OHB brinda apoyo inmediato de oxigeno al tejido mal oxigenado, tiene efectos vasoconstrictortes (sin disminución del aporte de oxigeno), antiserotonínicos y antiinflamatorios.

Control de síntomas

El control sintomático convencional recomienda la ingestión de analgésicos; un tratamiento indicado en la actualidad son las moléculas denominadas triptanes. Los Triptanes más conocidos en el mercado son Sumatriptan, Zolmitriptan y Almotriptan. Son efectivos; sin embargo, presentan efectos secundarios, como mareos, hormigueo y pérdida de sensibilidad en la piel, molestias en el pecho y estrechez en la garganta. Además, los triptanes provocan el estrechamiento de los vasos sanguíneos y no se recomiendan para los pacientes que tienen enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta y ciertos subtipos de migrañas. Una nueva molécula, el telcagepant, pertenece a una clase distinta, llamada antagonistas del péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP, por su sigla en inglés). Se cree que durante una migraña las concentraciones de CGRP en el cerebro son elevadas. 

Los antagonistas del CGRP no parecen estrechar los vasos sanguíneos y, por lo tanto, no acarrean los mismos riesgos cardiovasculares que los triptanes.
Medicación preventiva

En el caso de que los ataques ocurran más de dos veces a la semana, se recomienda el uso de medicación que impida que los pacientes abusen de analgésicos fuertes. Las prescripciones más efectivas incluyen bloqueadores beta, antidepresivos y anticonvulsivos. La práctica de ejercicio al aire libre es un buen antídoto contra la migraña, pero se debe tener en cuenta que debe tratarse de ejercicio aeróbico, ya que los ejercicios anaeróbicos, como levantar pesas, conllevan una vasodilatación que suele agravar el problema. 

Causas

Las causas[4] de la migraña no se conocen del todo y no se puede excluir un posible gen hereditario. En los países desarrollados se ha incrementado en los últimos cuarenta años el número de pacientes con migraña en un factor de 2 a 3. Se presume que el estilo de vida y la alimentación juegan un papel importante en las causas de la migraña. El conocimiento de los factores que desencadenan a cada paciente su migraña, permite controlar desde la raíz la enfermedad y minimizar sus efectos. Generalmente, son factores reconocidos como desencadenantes:

  • La alimentación

El factor determinante es la alimentación. Sin embargo no lo es desde el simple punto de vista de recomendar una buena dieta de manera genérica o desde la eliminación de una lista tópica de alimentos, sino que la migraña debe entenderse y tratarse como síntoma de una posible intolerancia alimentaria. No es válido hablar de una lista de alimentos intolerables por el migrañoso, ni tampoco es válido recomendar dietas limitativas para el migrañoso.

La intolerancia alimentaria debe analizarse personalmente en cada paciente. En tal caso, nuestra experiencia nos dice que la migraña puede reducirse de manera relevante. Migraña por "Histaminosis alimentaria"

La migraña se inicia por la presencia de histamina en una zona anatómica o varias, y se perpetua por la presencia de serotonina. Hay dos mecanismos bien conocidos que explican el cúmulo de histamina:

  • Porque es liberada del interior de las células bien por un mecanismo alérgico o no alérgico y el agente causal es una proteína alimentaria. Si se detecta el alimento, se evita la liberación de histamina y se evitan los síntomas al mismo tiempo que se borran de la memoria inmunológica la respuesta anómala.
  • Por un síndrome de histaminosis enteral La histamina es una molécula vital (imprescindible para la vida) tanto en animales como en vegetales así como en microorganismos (hongos, levaduras. etc) . Este carácter vital hace que esté presente en todos los productos alimentarios aunque en distintas proporciones de unas especies a otras y de unas zonas anatómicas a otras dentro del mismo organismo. La enzima diaminooxidasa es capaz de neutralizar la histamina de los alimentos por metilación, lo cual hace que cambie su tamaño y forma tan sabiamente que ya no cabe en su receptor y por tanto no puede activar el terminal nervioso del receptor . Algunos fármacos inhiben el trabajo de la diaminoxidasa y entonces esta enzima ya no es capaz de desactivar la histamina alimentaria y por tanto se coma lo que se coma se desencadenan síntomas. Los productos fermentados y los curados tienen mucha histamina por tanto son mas perniciosos, pero también los fármacos tienen su propia escala de peligrosidad como agentes inhibidores de la diaminooxidasa.

¿Cómo podemos afrontar este problema? 

Vía 1.- Suprimir en la medida de lo posible el consumo de fármacos.

Vía 2.- Tomar una dieta con alimentos pobres en histamina. Por regla general se puede usar un plan que contemple las dos cosas, minimizar el consumo de fármacos y utilizar una dieta durante una o dos semanas muy restrictiva en histamina y, una vez superado el trance, ir abriendo la dieta .

  • Todo esto junto con la eliminación de los alimentos positivos. Cualquier fármaco antimigrañoso trata de bloquear alguno de estos mecanismos intermedios.
  • El ayuno Se ha demostrado que el ayuno provoca migraña.
  • Trastornos del sueño Los trastornos en el sueño, especialmente por falta de rutina horaria, es también un factor desencadenante muy común, siendo sin embargo una variable que tras el conocimiento puede controlar el paciente de migraña. Es bueno acostarse cada día a una hora similar y dormir las mismas horas cada día.
  • Los hábitos de vida El migrañoso suele ser persona muy activa, lo que conlleva que ciertos hábitos de vida se alteren por el ritmo de vida. En la medida de lo posible el migrañoso ha de intentar incorporar cierta rutina y evitar los desordenes.
  • Estrés Muy ligado al punto anterior, el estrés es un desencadenante muy argumentado entre los migrañosos. Pero probablemente sea también un factor variable que el paciente puede controlar.
  • Trastornos hormonales Tres cuartas partes de los pacientes de migraña son mujeres y en ellas, los trastornos hormonales son un factor desencadenante predominante. Los cambios de los niveles de hormonas durante la menstruación y ovulación desencadenan episodios migrañosos. De hecho en la migraña infantil, la proporción entre niño y niña migrañoso, es similar. También se equilibra la proporcionalidad en la población migrañosa tras la menopausia.
  • Cambios atmosféricos La presión atmosférica suele ser un factor aludido por los migrañosos.