Sordera Súbita

sordera-subita

 

El objetivo de la OHB es reestablecer los niveles de oxígeno tisular de los tejidos isquémicos, particularmente de las células ciliadas del crepúsculo de Corti, disminución del edema y limitar el daño sensitivo a su máxima expresión.

El inicio del tratamiento debe ser lo más precoz posible, preferiblemente en las primeras 12 a 48 horas, su aplicación posterior proporciona una recuperación de menor cuantía, en relación directa con el tiempo de evolución.

La sordera súbita ha sido definida como una pérdida auditiva neurosensorial de 30 o más decibeles en 3 frecuencias consecutivas en un lapso no superior a las 72 horas. Se ha calculado que existe una incidencia cercana al 1% de los casos de hipoacusias neurosensoriales con una incidencia global de 5 a 20 casos por 100,000 personas al año y una presentación de 15,000 nuevos casos al año al¬rededor del mundo. A pesar de no existir evidencia de una causa concreta de sordera súbita se han involucrado múltiples factores como: causas infecciosas, traumáticas, neoplásicas, inmunitarias, tóxicas, circulatorias, neurológicas, metabólicas y otras no determinadas. Solamente en el 10% a 15% de los pacientes con sordera súbita se logra determinar una causa específica. En el resto de los pacientes es considerada como desconocida.