Edema Cerebral

edema-cerebral

 

Una de la causas del desarrollo del edema cerebral es el cambio de la auto regulación del flujo cerebral, producido por la hipoxia.

El tratamiento OH cumple con dos funciones específicas importantes: combate la hipoxia y el edema al mismo tiempo. La respiración de oxígeno puro produce una vasoconstricción cerebral con disminución del flujo arterial cerebral.

La OHB contribuye a corregir la hipoxia tisular mediante la reducción del edema y la extravasación del plasma por la vasoconstricción, conservación de la viabilidad del tejido marginal y la microcirculación.

El tratamiento con OHB es factible y práctico, usualmente se observa una inmediata mejoría neurológica.

Es un edema secundario a un aumento de la permeabilidad vascular, producto de la ruptura de las uniones entre las células del endotelio que forma la barrera hematoencefálica.

Esto permite la salida de proteínas y líquido plasmático al parénquima o tejido cerebral. Una vez que los consituyentes del plasma sanguíneo cruzan la barrera hematoencefálica, el edema se esparce, generalmente de manera rápida.

Este tipo de edema es característico de las respuestas del cerebro ante un trauma, tumores, inflamación y procesos infecciosos.

A nivel macroscópico, los ventrículos y las circunvoluciones del cerebro se notan aplanadas. Bajo el microscopio, se nota una separación de las fibras mielinizadas y una hipercromasia de los núcleos de las neuronas.

Edema citotóxico
 

En este tipo de edema cerebral, la barrera hematoencefálica permanece indemne y se caracteriza por una alteración de la regulación del metabolismo celular. Como resultado hay un funcionamiento anormal de la bomba sodio-potasio en la membrana de la célula glial.

Ello conlleva a una retención de agua y sodio, los astrocitos de la sustancia gris y blanca se hinchan. El edema citotóxico se ve en casos de intoxicaciones por fármacos como el dinitrofenol, trietiltin, hexaclorofeno e isoniazida, en el síndrome de Reye, la hipotermia severa, las etapas iniciales de isquemia cerebral, ciertas encefalopatías, hipoxia, infarto de miocardio, y algunos tumores.

El proceso se ve de manifiesto especialmente en la sustancia gris con células hinchadas y vacuolizadas.

Edema intersticial

El edema cerebral intersticial ocurre por trasudación de líquido a través del sistema ventricular. La eliminación del exceso de líquido depende en gran parte del líquido cefalorraquídeo (LCR).

La barrera hematoencefálica regula el movimiento de los líquidos y está constituida por las uniones estrechas entre las células endoteliales de los capilares cerebrales. Cuando la regulación falla, el LCR penetra el cerebro y se esparce en los espacios extracelulares de la sustancia blanca. Se diferencia del edema vasogénico en que el líquido de este no contiene casi proteínas. Este es el edema característico de la hidrocefalia.